Nota

Posted in Conversaciones on diciembre 28, 2007 by Rachel

Estás en deuda y no te perdono.
Aunque sólo lo hago para sentir la sensación de ejercer un dominio tiránico sobre tu espíritu.
Para poder disfrutar mi poder sobre tu poder. Estas armas precarias son las únicas que puedo utilizar para someter tu  alma… que, por otra parte, nunca se somete. El problema es: mi desierto no tiene dunas y no hay oasis escondido. Es blanco y sin horizonte. Infinito. No hay líneas visibles ni profundidad de campo. Es algo inabarcable en donde por lo general, y más ahora, ando perdida. Pero en esa infinitud blanca sin líneas visibles hay muchas otras líneas que sacuden el tiempo. Ondulaciones y vibraciones de frecuencias tímbricas en diferentes alturas, tonos a veces inaudibles… a veces, no siempre. Esas son mis dunas.
No creo que hayas entendido mi soledad. Yo no puedo.
Mi poca angustia será porque no genera el vértigo de otras épocas.

Anuncios

Posted in Memories on diciembre 27, 2007 by Rachel

humedad.jpgLa ausencia de entusiasmo es peor que una mancha de humedad. Caño roto que va filtrando lentamente en la pared.
Pequeño agujero, de a ratos se tapa con el sarro desprendido. Agua fría o agua caliente, da igual.
Una pequeña mancha, ‘ya se va a secar’ pensamos. Y seguimos nuestro camino hacia donde íbamos.
Pasan los días, y confundimos tristeza vaga por cansancio. Congoja con hartzago. Tedio con aflicción.
Una mañana, por debajo de la puerta, la vecina nos dice que le cae agua en la habitación.

Para ese entonces, el desasosiego echó a patadas al entusiasmo.

Posted in Memories on diciembre 26, 2007 by Rachel

No elegimos los recuerdos. Ni los olvidos.

Posted in Aporías on diciembre 26, 2007 by Rachel

¿Cuántas veces nos juramos cambiar llenos de furia y dolor, para luego ver que la misma situación nos ocurría una y otra vez?
¿Cuántas veces nos vimos en un reflejo, y nos dimos cuenta de que ya no éramos los mismos?